El talismán de la reina negra

Retrato con la reina, viuda, vestida de negro. Catalina de Médici, viuda, vestida de negro. A la derecha, el Talismán.
martes, 16 de noviembre de 2021 Actualizado a las 08:59

Conocida por sus adversarios como “la reina negra”, Catalina de Médici (1519-1589), hija de Lorenzo II de Médici y Magdalena de la Tour, entró en la Historia en 1533, cuando contaba con catorce años, al convertirse en esposa del futuro rey Enrique II de Francia.

Elena Almirall Arnal.

Catalina, cuya educación había sido supervisada por el papa Clemente VII (Julio de Médici) debido a que sus padres fallecieron antes de que ella cumpliera su primer mes de vida, es considerada la mujer más poderosa de la Europa del siglo XVI.

La vida matrimonial no sería fácil para Catalina puesto que el entonces príncipe no mostró mucho interés por ella. Prácticamente no se vieron durante el primer año de casados y Enrique tuvo numerosas amantes, entre las que destaca la famosa Diana de Poitiers. Sin embargo, en 1536, el delfín de Francia -heredero al trono- y hermano mayor de Enrique, falleció tras un enfriamiento que desembocó en fiebres, lo que hizo que este se convirtiera en el sucesor de su padre, iniciándose aquí la leyenda negra de Catalina, puesto que se desataron todo tipo de rumores que la apuntaban a ella como envenenadora de su cuñado.

Tras diez años de matrimonio sin hijos, en la corte empezaron a presionar a Enrique para que repudiara “a la italiana” por infertilidad (el rey había tenido una hija con Filippa Duci, una de sus amantes) y Catalina, en su desesperación, recurrió a todos los remedios posibles, asesorándose tanto por médicos como por astrólogos y magos para intentar quedarse embarazada, pues sabía que su posición corría riesgo si no conseguía dar hijos a su esposo.

«Se dice que llevaba la medalla siempre consigo para atraer energías positivas y saludables, alejando las negativas y maléficas, pero también se cuenta que era una joya que propiciaba la lujuria»

Y aquí es donde entra en juego el intrigante y mágico talismán que se dice pudo haber sido realizado por el famoso adivino Michel de Nôtre-Dame, más conocido como Nostradamus, por el astrólogo de los Médici, Cosimo Ruggeri o por Jean Fernel, médico, pero también astrólogo, de la corte.

Grabado de la Biblioteca Nacional de Francia. A la derecha, otro lienzo de Catalina de Médici.

Dicha joya apotropaica consistía en una medalla ovalada, realizada a partir de la fusión de diferentes metales, siguiendo reglas muy precisas de la astrología.

Parece ser que la aleación tuvo lugar un día concreto y a una hora precisa en que los astros se encontraban en una posición favorable y, después, la mezcla fue sumergida en sangre humana y de cabra. Estaba grabada tanto en el anverso como en el reverso con signos astrológicos, firmas angélicas, sigilos, demonios, fórmulas de conjuro y las imágenes de Júpiter, sentado sobre un águila, de una figura femenina hermética y mágica con pico y garras de pájaro y de Venus, diosa de la belleza y del amor.

Entre los nombres demoníacos grabados estaba Asmodeus, el demonio del deseo carnal, generalmente invocado para obtener la energía específica para conquistar el amor de otra persona. Muchas de estas imágenes proceden del Libro de Picatrix, un tratado de magia y astrología hispano-árabe, datado entre los siglos X y XI, y de La filosofía oculta del alquimista y mago alemán del Renacimiento, Enrique Cornelio Agripa.

Talismán en venta por internet.

Resultados óptimos

No sabemos si se debió al talismán, a otras artes mágicas o a la suerte, pero lo cierto es que, tras muchos años de infertilidad, Catalina consiguió dar a luz a diez hijos. Se dice que llevaba la medalla siempre consigo para atraer energías positivas y saludables, alejando las negativas y maléficas, pero también se cuenta que era una joya que propiciaba la lujuria.

Sea como sea, fue un objeto creado para atraer poder y amor, y parece ser que cumplió con su cometido. En 1560, tras la muerte de su esposo y de su primer vástago Francisco II, Catalina pasó a ser regente del nuevo rey, su hijo Carlos IX.

Desempeñaría el mismo papel durante el reinado del siguiente de sus hijos Enrique III, del que sería, después, también consejera. Inteligente y supersticiosa, Catalina fue reina de Francia, esposa y madre de reyes, mecenas de las artes, vivió en la época convulsa de las guerras de religión entre católicos y hugonotes y una de sus hijas, Isabel de Valois, fue reina de España por su matrimonio con Felipe II.

Se dice que el talismán fue destruido tras la muerte de la reina pero existe una copia del mismo en el Gabinete de medallas de la Biblioteca Nacional de Francia. Y, cosas de la vida, hoy en día, si alguien quiere atraer el amor, puede comprar una reproducción de esta joya online, desde 33 euros. No sé qué pensaría Catalina si levantara la cabeza…

Noticias Relacionadas:

Lo más leído

Presentamos a las tres autoras ganadoras en el encuentro Arte&Talento de MadridJoya

Crónicas desde la Feria: Regreso a la Bangkok Gems&Jewelry Fair

Éxito en la primera participación de la asociación relojera ANPRE en MadridJoya

DiamondWay episodio II: El diamante, ajeno a la inflación

Un ‘smartwatch’ de Apple en titanio y con incrustaciones de diamantes

Últimos días para participar en el certamen gratuito ‘Sintemática’

Opinión: Abiertos a ‘casi’ todos

Los diamantes rusos siguen campando a sus anchas en el mercado

‘Fire Under Ice’ la colección más comprometida de la firma española Facet

Código Descuento: Cupón de 200 euros para el próximo curso MatrixGold

Artículos por temas

Resumen Semanal: Lo que más interesa a los lectores profesionales

30 de septiembre de 2022

Últimos días para participar en el certamen gratuito ‘Sintemática’

30 de septiembre de 2022

«Estambul está en la primera división de las ferias joyeras internacionales»

29 de septiembre de 2022

‘Fire Under Ice’ la colección más comprometida de la firma española Facet

29 de septiembre de 2022

Diseño

Economía & Empresa

Equipamiento/Tecnología

Ferias & Eventos

Formación

Gemología & Tasación

Jorge Rojas

Elena Almirall Arnal

Jean-Baptiste Tavernier

Chesco Díaz

Germán Pajares

María R. Dávila

Rough&Polished

Asociación Joyas de Autor

JORGC

AETA

IGE

MUBRI

Jorge Rojas

Elena Almirall Arnal

Jean-Baptiste Tavernier

Chesco Díaz

Germán Pajares

María R. Dávila

Rough&Polished

Asociación Joyas de Autor

JORGC

AETA

IGE

MUBRI