Belén Bajo: «A la hora de regalar, no es solo un objeto lo que encierra esa joya»

Hablamos en profundidad con una de las diseñadoras más reconocidas en nuestro país
Belén Bajo, en su estudio en San Bernardo, Madrid.
miércoles, 22 de junio de 2022 Actualizado a las 14:40

Hace una semanas tuve la oportunidad de visitar el estudio de Belén Bajo en Madrid. Un espacio cálido, luminoso y lleno de color que transmite mucho sobre cómo es la joyería de esta creadora imprescindible en nuestro país. Belén nos habla de su trabajo, pero también expresa cómo se está transformando este sector en los últimos años.

PUBLICIDAD

¿Cómo le ha ido a la firma Belén Bajo en estos dos últimos –y extraños años y cómo estáis afrontando 2022?

Han sido sin duda momentos de transición para todos, tanto el 2020, por razones obvias, como el año 2021 donde las cosas ya han ido mejorando y superándose paulatinamente. Estos dos años nos han servido para reflexionar, para pensar en cómo seguir, a todos los niveles. Dentro de nuestra industria nos hemos dado cuenta definitivamente de lo importante que es tanto tener una presencia online, como el tema de las redes sociales, o el esfuerzo en la exportación de los productos.

En nuestro caso nos ha servido también para remodelar por completo nuestra página web para convertirla también en un portal de venta directa para fomentar la comercialización online. En la siguiente fase estamos también trabajando en la versión en inglés para impulsar la internacionalización de nuestra marca.

Otro de los proyectos que también está en el calendario es la incorporación de un blog en el que hablemos de minerales, de joyas, y poder explicar por qué hemos decidido emplear uno u otro tipo de gemas, y también hablar sobre las joyas y los motivos que las han inspirado.

«Debemos ‘explicar’ las joyas. Todo tiene una razón de ser; el por qué de la elección de la gema, si tiene o no inclusiones, cómo se ha hecho, o incluso si la piedra se ha tallado de una forma especial»

Belén Bajo mostrándole al director de DIARIOJOYA algunas de las gemas que emplea en sus piezas.

¿De una manera más conceptual?

Si, la parte más artística. Creo que es importante transmitir estas cosas, son contenidos que pueden interesar y que además se pueden compartir en las redes sociales. Ya que lo que hacemos es joyería de autor es necesario explicar lo que hay detrás. Hay muchas marcas en el mercado y nosotros queremos diferenciarnos, darle otro enfoque… y claro, todo eso hay que trabajarlo.

PUBLICIDAD

¿Todas las colecciones de Belén Bajo cuentan algo?

Sin duda. Queremos ‘explicar’ las joyas. Todo tiene una razón de ser; el por qué de la elección de la gema, si tiene o no inclusiones, cómo se ha hecho, o incluso si la piedra se ha tallado de una forma especial. Me parece que es añadirle un valor, no solo sentimental sino también conceptual, un plus. A la hora de regalar no es solo un objeto lo que encierra esa joya.

A nivel de colecciones, ¿Qué diseños han surgido de estas reflexiones de pandemia?

En estos años del Covid me ha dado tiempo a hacer una revisión de mis 25 años haciendo joyas y he recuperado varias cajas que tenía guardadas con unas 15 o 20 piedras, a las que les he dado otra oportunidad. Encontré una colección de gemas que se tallaron por encargo, como cuarzos con inclusiones, cuarzos turmalinados, cuarzos rutilados cortados en formas geométricas, en cubos, en unas láminas cuadradas… formas muy especiales. Aquellas piedras no fueron nada baratas en su día y me alegra poder darles ahora una segunda vida.

¿Trabajas siempre con piedras o gemas naturales?

En la mayoría de los casos, sí. Aunque empleo también algunos otros elementos más allá de las piedras, pero que tienen para mí algún otro atractivo especial, como por ejemplo una colección de mosaicos que se hicieron exprofeso a partir de unos dibujos. Ahí el relato es diferente, la importancia ya no recae en la piedra, en las inclusiones o en su naturaleza, lo que es remarcable es la reproducción de un dibujo determinado en un mosaico. Son blancos y negros hechos con pasta de ágata, aunque no es piedra natural, es una pieza reconstituida.

¿No eres ‘anti’ piedras no naturales o que imitan a las naturales?

No, no soy ‘anti’ nada. Lo que sí creo es que hay saber explicar las cosas. Las circonitas o los cuarzos hidrotermales brillan mucho, puedes tener los colores que decidas ya que se pueden fabricar y su dureza permite tallas que serían imposibles con la mayoría de piedras naturales. A mi me encantan las turmalinas y toda la variación de color que puedan tener, pero luego es difícil tallarlas y, si se tallan, su precio es muy elevado por lo que al final haces números y no te sale a cuenta.

Si pones una turmalina buena en oro se dispara el precio, pero si la pones en plata estas dando una pieza en donde cuesta más la piedra que el metal. Hay que sopesar las cosas. Hay que buscar ese equilibrio, tener en cuenta el diseño, la idea que hay detrás, pero también hay que ser consciente de la realidad del mercado ya que no se puede vender cualquier cosa.

PUBLICIDAD

¿Y sobre el diamante sintético? ¿Lo conoces? ¿Te has planteado hacer alguna pieza?

En realidad sí hice algo hace años con diamantes de pequeño calibre pero debo reconocer que no siento que sea para mí. Entiendo perfectamente que otras marcas utilicen diamantes sintéticos, eso sí, siempre informando al cliente de que lo que está comprando no es de origen natural.

Y a nivel de diseño ¿siempre lo haces a mano? ¿No utilizas en algún momento el 3D?

Hace tiempo tenía como más interés en todo eso, pero yo creo que para las cosas que hago no lo necesito. Sobre todo es porque le doy mucho valor a las piedras que utilizo, que pueden ser muy irregulares. Yo el diseño 3D lo veo más para diseños que no lleven piedras o bien para joyas de brillantes que exijan una gran precisión en el engaste

Trabajas a mano dibujando? Porque recuerdo que cuando te vi en el Museo de las Artes Decorativas tenías unos dibujos al lado de las piezas.

Si, dibujo, siempre dibujo porque me encanta dibujar. Pero, al final el diseño de una joya es tridimensional por lo que puedes usar cartulinas, o usar laminitas muy finas, de metal o alguna otra cosa que puedas modelar. Para hacer prototipos puedes incluso utilizar cartón, plastilina o fimo. También hay que darse cuenta de que hay piezas que puedes dibujar y otras que merece la pena modelar con las manos. Los dibujos son bonitos pero son bidimensionales . Es más útil trabajar en tres dimensiones.

Un anillo en plata con amazonita y topacio azul, de Belén Bajo

Aparte de la pandemia, ¿Cómo ha venido evolucionando la comercialización en nuestro país a nivel de puntos de venta?

Ha habido muchos cambios en todos estos años. Desde gente que ha tenido que cerrar la tienda por problemas, hasta cambios generacionales en el negocio. En efecto no sólo es cosa de la Pandemia, había y hay otros muchos problemas en España, sobre todo en algunas regiones y que al final acaban influyendo en nuestro sector. Por ejemplo por la zona de Levante hace años tenía muchos clientes, pero con las crisis del ladrillo, del calzado… al final todo va repercutiendo incluso en productos de primera necesidad, y cómo no, en la industria de lujo.

Sin embargo ahora estamos retomando este canal intentado abrir puntos nuevos. Esto es como la vida misma, ahora mismo tengo unos puntos de venta pero quizá mañana unos desaparecerán y al mismo tiempo aparecerán otros nuevos. Es un cambio constante.

¿Qué expectativas tienes para los próximos meses, cuáles son las sensaciones que te llegan de tus clientes?

Creo que estamos saliendo poco a poco de esta situación, noto que las cosas se van animando. Además, cuando uno sale de algo así como lo que hemos atravesado, solo puedes ir a algo mejor. Los momentos malos también pueden tener algo de positivo ya que te pueden llevar a la reflexión, a reconsiderar las cosas lo que se estaban haciendo mal para poderlas hacer mejor. Las expectativas son buenas, creo que la gente está esperanzada.

Lo que ocurre al final con las crisis es que sirven también un poco para hacer una selección natural. Quizás el ‘pastel’ no era tan grande y, por eso desgraciadamente, ha habido gente que se ha quedado en el camino.

PUBLICIDAD

Noticias Relacionadas:

Lo más leído

Los joyeros profesionales sin estudios ya pueden acreditar oficialmente sus competencias

Fallece Manuel Regañón, un histórico de la joyería y el engastado en España

“El Parque Joyero es un punto de encuentro estratégico para empresas nacionales e internacionales”

El bordado tradicional de Salamanca convertido en joya: Colección ‘Lino y Lana’

Taller Joyero | ¿Qué novedades tenemos en pastas de pulir joyería?

Moda y joyería vuelven a unirse en un desfile en León

Avances cruciales para el primer Certificado de Profesionalidad de Relojería en España

‘DiamondWay’, el análisis mensual del mercado del diamante estrena su Episodio I en formato podcast

Germán Joyeros estrena joyería en la ‘Milla de Oro’ de Valencia

La Unión Europea estudia incluir el oro en las sanciones contra Rusia

Artículos por temas

Fallece Manuel Regañón, un histórico de la joyería y el engastado en España

28 de junio de 2022

Charo Marín: La joya y el cliente deben hablar el mismo idioma, y hay una para cada usuario

28 de junio de 2022

Avances cruciales para el primer Certificado de Profesionalidad de Relojería en España

28 de junio de 2022

‘DiamondWay’, el análisis mensual del mercado del diamante estrena su Episodio I en formato podcast

27 de junio de 2022

Diseño

Economía & Empresa

Equipamiento/Tecnología

Ferias & Eventos

Formación

Gemología & Tasación

Jorge Rojas

Elena Almirall Arnal

Jean-Baptiste Tavernier

Chesco Díaz

Germán Pajares

María R. Dávila

Rough&Polished

Asociación Joyas de Autor

JORGC

AETA

IGE

MUBRI

Jorge Rojas

Elena Almirall Arnal

Jean-Baptiste Tavernier

Chesco Díaz

Germán Pajares

María R. Dávila

Rough&Polished

Asociación Joyas de Autor

JORGC

AETA

IGE

MUBRI