Chesco Díaz: «La integración del 3D a la venta en tienda es todavía una asignatura pendiente»

Chesco Díaz es uno de los referentes del diseño 3D en nuestro país. Hablamos con él y esta es una de esas entrevistas que dejan muchos titulares, porque hay muchas cosas por conocer y dudas que resolver aún a día de hoy en materia de tecnologías del diseño, el modelado y la impresión 3D.
Programa de configuración especialmente diseñado para el comercio minorista.
sábado, 16 de octubre de 2021 Actualizado a las 03:13

Lo primero de todo me gustaría que te presentaras para quienes aún no te conocen ¿Quién es Chesco Díaz?

Soy el distribuidor en España de los productos de diseño 3D norteamericanos Gemvision, en concreto de los programas Matrix Gold y Counter Sketch; y también de las impresoras 3D Asiga, fabricadas en Australia. Eso es lo que pone en mi tarjeta de visita. Al mismo tiempo llevo diez años dedicado a la formación de profesionales para joyería. Soy diseñador, modelador y, en un tiempo muy lejano, fui también joyero de astillera.

Chesco Díaz.

Para ponernos en contexto dentro del diseño 3D, ¿Cuándo surgen este tipo de programas específicos para el diseño de joyería a nivel internacional? ¿Cuándo llegan a España?

Aproximadamente sobre los años 1998-2000 fue cuando empezaron a conocerse los primeros programas especializados en joyería. Anteriormente había algunos otros abordando este segmento pero eran muy, muy rudimentarios, y había muy poca gente que se dedicara a ello porque los equipos eran muy costosos. El lenguaje al comienzo también era una barrera importante puesto que todo el software, formación, e instrucciones venían en inglés. En España fue sobre los años 2001-2002 cuando se empezó a hablar de este tema.

Aunque como cuentas hace ya 20 años que comenzó a conocerse esta tecnología, ¿Falta aún mucho recorrido en España en materia de diseño 3D a nivel de taller y de empresa?

Hay un poco de todo. Para mi, el diseño 3D en general está todavía en sus inicios porque la capacidad es tan grande que nadie sabe dónde puede llegar. En España encuentras también todo tipo de perfiles: Desde profesionales muy punteros que están utilizando diariamente estas nuevas herramientas en su producción, hasta otros neófitos que buscan conocer todo el proceso para sacar provecho de estas tecnologías, tanto en el modelado como la impresión.

«El problema en España es que aún se discute si el 3D sirve o no sirve. En otros países esa discusión no existe, fabrican así y punto. Aquí aún hay un ‘choque’ entre artesanía y competitividad que no tienen porqué estar reñidas»

¿En qué lugar estaríamos en España respecto a otros países de nuestro entono en cuanto a diseño 3D para la fabricación?

Yo creo que estamos bastante bajos. En países cercanos a nosotros y grandes competidores como Turquía la fabricación de piezas se hace íntegramente en 3D. El problema en España es que aún se discute si el 3D sirve o no sirve. En otros países esa discusión no existe, fabrican así y punto. Aquí aún hay un ‘choque’ entre artesanía y competitividad que no tienen porqué estar reñidas. Es necesario ver el 3D como una ayuda, como algo que aporta a tu empresa, no se puede negar lo que se desconoce.

Hay un camino muy importante por hacer y sobre todo desde el punto de vista del comercio minorista. A nivel de fabricante y de taller hay más introducción pero en las tiendas, en las cuestiones de marketing, de venta al cliente…, es una asignatura pendiente la de saber integrar al proceso de venta las posibilidades que nos da esta tecnología. Ahí sí que creo que hay un gran agujero.

Tres piezas creadas a partir del diseño y modelado 3D.

Es decir, primero hay que diferenciar entre unos y otros tipos de programas de diseño 3D. No todo es igual ni sirve para lo mismo, ¿no es así?

Efectivamente, por ejemplo Counter Sketch es un programa que ofrece un catálogo de joyería de piezas ya creadas y que se pueden editar. ¿Qué quiere decir esto? Pues que yo puedo encontrar un solitario, o un tresillo, a los cuales les puedo cambiar la piedra central, el tamaño la talla… etc, y a partir de ahí puedo añadir diferentes componentes para personalizar esa pieza al gusto del cliente.

Esto es una gran ventaja para la tienda porque lo que le permite es acceder al diseño 3D sin tener conocimientos de modelado. Es un configurador, un programa que casi no necesita formación pero que nos permite casi infinitas opciones de cara al cliente.

«A finales de octubre tenemos previsto un curso muy interesante que integra los conocimientos de fabricación artesanal en joyería y el modelado en 3D. Va a durar seis meses y vamos a integrar esos dos ámbitos del conocimiento»

¿Este tipo de programas permiten también al comercio la posibilidad de tener menos stock?

Sin duda. Habitualmente íbamos la joyería y veíamos el muestrario, la bandeja del producto… etc. Pero para eso el comercio tiene que hacer una inversión muy importante en stock. Pero además, si el cliente quería un diamante más grande, o más pequeño, o una piedra de otro color… entonces hay que hacer una pieza nueva. Es decir, no siempre el stock que tenemos en tienda es reemplazable.

Pero es que también ha cambiado el lenguaje con el que interactuamos con el cliente. Si antes se les mostraba un diseño de pieza con bocetos, con dibujos… ahora este nuevo usuario ya no lo acepta. La gente joven está acostumbrada al video, a la imagen, a ver una serie de grafismos que son diferentes. Y en ese sentido el renderizado nos ofrece la posibilidad de darle una imagen más fiel y más cercana, que es a lo que está acostumbrado.

«El programa de configuración Counter Sketch ofrece al comercio unas posibilidades de personalización casi ilimitadas»

Y aún con todas esas posibilidades, a veces no es suficiente…

Con Counter Sketch tenemos una librería de piezas y de elementos que podemos combinar prácticamente hasta el infinito. Pero claro, si te viene un cliente que quiere unos gemelos con una bicicleta, pues eso no está en la biblioteca. A partir de ahí tendremos que modelar en 3D la bicicleta y le hacemos los gemelos, pero para eso ya necesitas un programa de diseño como es Matrix Gold y una formación adecuada.

Y es que hoy en día si la tienda o el taller quieren hacer un producto diferente tienen que personalizar la joya y adaptarse a las necesidades o las preferencias de cada cliente. No podemos vender sólo un tipo de pieza estándar. El cliente cada vez más quiere algo especial. Y en ese sentido Matrix Gold es una solución que ofrece una forma de modelar joyería en la cual también podemos realizar la edición de una pieza ya creada, o crear nosotros mismos ese diseño partiendo de una idea. 

«Yo creo que las mujeres están más capacitadas en el tema 3D puesto que mayoritariamente son más ordenadas, tienen una mejor capacidad espacial… vamos, me inclinaría a decir que simplemente son mejores para el diseño de joyas»

A nivel formativo, ¿Cuál es el perfil de los joyeros/estudiantes que se acercan a tus cursos?

De todo. Desde la gran empresa a marcas pequeñas, hasta neófitos. Obviamente no todos tienen el mismo patrón ni todos necesitan el mismo tipo de formación ni se les ofrecen las mismas soluciones. Ahí nos adaptamos a cada necesidad. Lo que sí puedo decir es que hay muchísimo interés desde países de América Latina como Perú, México, o Colombia, y mucha demanda también desde España.

Lo que también hay, me consta, es mucha presencia de la mujer en tus cursos y en la formación joyera a nivel general.

La mujer es la reina. Eso es indiscutible. Una mujer, de alguna manera tiene la joyería dentro. Es algo que muchas de ellas usan, y que han venido usando tradicionalmente, de generación en generación. Por ejemplo el hombre a nivel de ergonomía no tiene el mismo concepto de joyería que el de la mujer, para empezar, porque no la usa. Aparte de eso creo que están más capacitadas en el tema 3D puesto que mayoritariamente son más ordenadas, tienen una mejor capacidad espacial… vamos, me inclinaría a decir que simplemente son mejores para el diseño de joyas.

¿Se puede crear cualquier pieza de joyería que se pueda imaginar (o construir)?

Si. Indiscutiblemente. Pero cuidado, luego hay que escoger el método adecuado de fabricación puesto que hay impresoras de resina, máquinas de corte láser, de sinterizado, fresadoras… es decir, tenemos que saber elegir la tecnología adecuada para que la pieza final quede en condiciones.

¿Quiere eso decir que es necesario un conocimiento previo de joyería para abordar el trabajo con estos programas?

Sin duda ninguna puesto que al final tú estás creando joyas, no dibujos o imágenes. Para que una pieza modelada dentro de un programa 3D acabe siendo una joya evidentemente hay que tener unos conocimientos de fabricación de joyería. Porque si no, cuando eso vaya al taller, no va a poder traducirse en una pieza.

Si una persona puede crear una pieza bonita será un artista, o un creador, pero no un diseñador. Porque el buen diseñador es el que resuelve problemas. Debes tener en cuenta los parámetros técnicos de realización de una pieza. Y para eso hay que tener conocimientos de joyería.

«Que la buena formación y los buenos programas tienen un coste alto, ahí ya no voy a decir que no. Pero si me ayuda en mi vida profesional a producir más, o a vender más, eso evidentemente no es caro«

La pregunta que muchos se hacen: ¿Es caro formarse y trabajar con diseño 3D?

Caro es lo que no sirve. Si te cambian para mejor la manera de trabajar, eso no es caro, eso no tiene precio. Si yo duplico mi capacidad a base de invertir en un software y en una máquina… eso es impagable. Otra cosa es que yo me compre un equipamiento, como por ejemplo una impresora 3D por Amazon, y me gaste 200-300 euros, me vea unos cuantos tutoriales… y al final no sirve para nada. Ya no solamente gastas el dinero sino tu tiempo intentando aprender. Eso sí que es costoso.

Que la buena formación y los buenos programas tienen un coste alto, ahí ya no voy a decir que no. Pero si eso me ayuda en mi vida profesional a producir más, o a vender más, eso evidentemente no es caro.

¿Cuáles son los parámetros que el profesional o el estudiante deben tener en cuenta a la hora de decidirse por unos u otros software de diseño?

Lo fundamental es que sea capaz de visualizar qué envuelve ese software. Es decir, quién lo está llevando, cuál es el plan formativo que tiene, cuál es la capacidad de ese programa… los programas de diseño de joyería, a mi entender todos son buenos. Simplemente como todo en la vida nos sentimos atraídos más por unas cosas o por otras.

¿Cuál es el mejor? Ni idea. Eso sí, a mi me sirve el que empleo y yo vendo el que utilizo. No otra cosa. Lo que vendo es una manera de hacer, mi know how. El factor humano es el que te hace engancharte o irte para atrás. Al final recibes una energía que es la que te ayuda a avanzar.

Los programas de diseño son duros, no son fáciles, y justo por eso el formador tiene que hacerte partícipe, que vivas la emoción de crear desde cero una pieza y luego verla en metal. Una vez que te das cuenta de eso y lo controlas ya es mucho más complicado volver a la astillera puesto que los tiempos de trabajo se reducen inmensamente. 

¿Cuál es el mejor programa? Ni idea. Eso sí, a mi me sirve el que empleo y yo vendo el que utilizo. No otra cosa. Lo que vendo es una manera de hacer, mi know how. El factor humano es el que te hace engancharte o irte para atrás.

¿Y hablando de tiempos, cuál es el tiempo medio o la ‘curva’ de aprendizaje de este tipo de programa?

A lo largo de estos años he dado cursos de Rhinoceros, de Rhino Gold y de Matrix Gold. Con el primero para tener un manejo tal que puedas responder a cualquier problema eran necesarios mínimo un par de años, trabajándolo mucho.

Con Rhino Gold se acortaba de tiempo. Por ejemplo dábamos un curso en el IGE que duraba 9 meses, en el que la gente salía con una formación eficiente. Con Matrix Gold la curva aprendizaje es mucho más corta. Al poder modelar a partir de elementos que te permiten la edición, los tiempos se reducen en torno a los 6 meses para tener una base.

Los cursos de iniciación que hacemos son de 3 meses pero eso te sirve para conocer el ‘ABC’ de la joyería comercial: Solitarios, sortijas, tresillos, pendientes articulados, brazaletes… la joyería básica estándar. Obviamente cuanta más práctica tengas más rápido vas a ir y más vas a avanzar. Luego ya influyen las habilidades de cada uno.

Otra de las patas fundamentales del 3D son las impresoras. ¿Cuál es la que empleas y porqué esta y no otras opciones de mercado?

Empleo Asiga, que es un fabricante australiano de impresoras porque tienen mi misma filosofía. Tienen un producto de calidad, son impresoras muy estables, son capaces de trabajar con diferentes materiales, es el fabricante el que da los parámetros de impresión para cada resina. Y esa es una de las cuestiones más problemáticas. Al final, el coctel en el que me manejo y que me ha resultado es este. Lo que empleo diariamente es lo que distribuyo.  Es una manera de demostrar a la gente que lo que digo, tiene fundamento.

¿Cuáles son los cursos que tienes previstos para los próximos meses?

Un curso muy interesante que integra los conocimientos de fabricación artesanal en joyería y el modelado en 3D. Es una especie de máster que va a durar seis meses y en el cual vamos a integrar esos dos ámbitos del conocimiento. Yo divido los cursos en módulos y cada uno tienen una temática con una tipología de pieza de joyería.

Al finalizar cada módulo el alumno debe elaborar una pieza que además sea factible para la fabricación en taller. Eso nos hace de autoevaluación. No solamente se siguen los ejercicios, sino que además tiene ese test con su propio diseño para que vea si eso se puede llevar a cabo o no. Es un sistema muy efectivo.

Aparte de este curso, como decía antes realizamos de manera cíclica cursos de iniciación de tres meses para Matrix Gold con los que se pueden aprender los fundamentos básicos del programa.

Noticias Relacionadas:

Lo más leído

CRN de Joyería y Orfebrería: en busca de la competitividad a través de la cualificación

Nir Cohen: «Los joyeros están buscando nuevas formas de diferenciarse apostando por tallas fantasía del diamante»

Última Hora: La feria MadridJoya renueva por completo su imagen y pasará el Cash&Carry al Pabellón 1 de Ifema

La escasez de mano de obra especializada en joyería, un problema global

Denisovanos: Regina Reyes y Silvia Hegewisch

Sólo apto para aventureros: Garmin lanza su nuevo reloj inteligente Instinct 2 Series

La empresa española WeSpeakDiamond obtiene las dos primeras acreditaciones de nuestro país para diamantes sostenibles

Alerta Empleo: Dependientas para joyerías en Málaga, Marbella y Almería

Denisovanos: Rosana Sánchez Arias

XIX Charla AETAlks: Mercado y dificultades en la Tasación de las ‘Otras’ gemas de color

Artículos por temas

XIX Charla AETAlks: Mercado y dificultades en la Tasación de las ‘Otras’ gemas de color

26 de mayo de 2022

¿Diamantes de color para pequeños inversores?

26 de mayo de 2022

Igualada se convertirá en el centro neurálgico de la Joya y la Cultura

26 de mayo de 2022

¿Cómo se producen gemas en Brasil? El próximo martes, en las Conferencias IGE

26 de mayo de 2022

Diseño

Economía & Empresa

Equipamiento/Tecnología

Ferias & Eventos

Formación

Gemología & Tasación

Jorge Rojas

Elena Almirall Arnal

Jean-Baptiste Tavernier

Chesco Díaz

Germán Pajares

María R. Dávila

Rough&Polished

Asociación Joyas de Autor

JORGC

AETA

IGE

MUBRI

Jorge Rojas

Elena Almirall Arnal

Jean-Baptiste Tavernier

Chesco Díaz

Germán Pajares

María R. Dávila

Rough&Polished

Asociación Joyas de Autor

JORGC

AETA

IGE

MUBRI